Mantenimientos

El mantenimiento de una instalación es fundamental para poder obtener el 100 % de rendimiento de los equipos y prolongar la vida útil de los mismos.

Hay 2 tipos de mantenimiento a implementar:

Preventivo: revisión y limpieza del equipamiento para verificar su correcto funcionamiento y fiabilidad.

Correctivo: reparación de equipos, instalaciones o cableado que están produciendo una merma parcial o total en el funcionamiento de los mismos.

Las tareas de mantenimiento se deben llevar a cabo desde que se finaliza la fase de instalación y se inicia la puesta en marcha.

Diseñamos planes de mantenimiento a medida en función de las características del emplazamiento, del equipamiento y de su uso.